El cambio climático y las tecnologías ante la economía mundial

El Fondo Monetario Internacional ha dicho a los países ricos que deben ayudar a las naciones pobres en la lucha frente al cambio climático, en su débil crecimiento económico y a controlar el flujo migratorio.

En un artículo en el  que se dieron a conocer las Perspectivas Económicas Mundiales del próximo mes de octubre, el FMI cuya sede está en Washington, dijo que los países que tenían una situación económica precaria habían contribuido poco en la lucha contra las concentraciones de gases de efecto invernadero.

Esta es una situación que se da como consecuencia de sus escasos recursos los cuales le impedían afrontar el problemas con los medios necesarios.

Climatic change

“El aumento de las temperaturas tendría efectos enormemente desiguales en todo el mundo, con unas consecuencias especialmente adversas para quienes menos pueden permitírselo”, dijo el FMI.

La comunidad internacional ejercerá un papel fundamental en la promoción y coordinación del apoyo financiero para los países afectados que están inmersos en una mala situación económica.

Dado que las economías de mercado avanzadas y emergentes contribuyen en gran medida al desorden climático que se ha desarrollado hasta ahora y que se prevé que continúe “Ayudar a los países de bajos ingresos a hacer frente a sus males es una obligación humanitaria y una política económica mundial sólida”.

Partiendo de hipótesis conservadoras, el FMI dijo que para 2100 los ingresos per cápita en un país con una mala situación económica sería un 9% más bajos. Añadió que el valor actual de estas pérdidas equivaldría a la pérdida de todo un año de producción económica actual para una nación pobre.

Los efectos adversos del cambio climático serán duraderos y se dejarán sentir mediante una producción agrícola más baja, una menor producción por parte de los sectores económicos expuestos al clima, peor estado de salud y pérdida del número de inversiones.

Africa1

Naciones Unidas ha acordado un conjunto de objetivos enfocados al desarrollo sostenible que deben alcanzarse para 2030. El principal problema es que requiere que los países pobres aumenten su gasto público en un 30% del Producto Interior Bruto, una cifra inalcanzable para la práctica totalidad de países del tercer mundo.

El clima, junto con una situación económica precaria multiplica la posibilidad de que se den más casos de epidemias, hambrunas y otros desastres naturales aumentando la presión migratoria y el riesgo de conflictos.

En las proyecciones actuales sobre el calentamiento global, cientos de millones de personas en las zonas bajas podrían ser vulnerables a las inundaciones, obligándolas a abandonar sus hogares.

En el futuro, sólo un esfuerzo mundial para contener las emisiones de carbono con un aumento controlado de la temperatura podría limitar el riesgo de caer en el cambio climático.

Evitar otra crisis económica

El cambio climático no es la única preocupación que tiene el Fondo Monetario Internacional, una década después del inicio de la gran crisis, se teme que con la incipiente llegada de los robots se pueda volver a entrar en recesión.

En la reunión anual que se celebra anualmente en Davos y en la que participa la élite mundial, concluyeron que la incapacidad para impulsar políticas favorables al crecimiento y a la productividad desde la recesión de 2007-2008 había puesto en peligro las posibilidades de una recuperación sostenida.

Fuentes del WEF dijeron que las recientes preocupaciones del Banco de Inglaterra sobre una posible crisis de la deuda del consumidor fueron oportunas, ya que había evidencia de que el sistema bancario mundial era menos sólido que antes de la crisis financiera y que la situación estaba empeorando en algunas partes del mundo.

Leave a Reply