Lecciones aprendidas en la crisis financiera

En un mundo en el que el capital se mueve de manera libre, es muy importante que se tomen una serie de medidas para evitar caer en una nueva crisis financiera. En primer lugar requiere coordinación internacional, razón principal por la que una unión bancaria es mucho más fuerte que una unión fiscal por la supervivencia de la eurozona.

En segundo lugar, sería muy importante que los bancos centrales (EE.UU, Reserva federal) y en cierta medida el Banco Central Europeo- para que trabajasen juntos y pudiesen medir las repercusiones internacionales de sus políticas.

Empecemos por la recesión, los bancos necesitan corregir sus balances, los cuales están totalmente desequilibrados, lo que supone una crisis en la concesión de créditos que afecta a la demanda agregada (menos inversión ante la falta de crédito).

Financial crisis

Un aumento del gasto público puede suponer un remedio a la crisis, o al menos de forma temporal. Las políticas de austeridad o contracciones fiscales pueden ser inevitables, pero a corto plazo muy probablemente obstaculicen el crecimiento a largo plazo.

Las políticas de austeridad favorables al crecimiento no existen y no deben confundirse con una gestión fiscal prudente en condiciones de pleno empleo.

Una alternativa es impulsar la demanda externa mediante el estímulo de las exportaciones. En el caso de que se lleve esta medida a cabo en una economía más pequeña, muy probablemente provocará una devaluación de la moneda.

Es muy importante diferenciar entre los dos tipos de devaluación que existe, una devaluación convencional aumentará la demanda de exportaciones sin afectar la demanda interna agregada.

La devaluación interna también implica salarios más bajos, lo que supone un hándicap para los trabajadores domésticos y disminuye el consumo. Este efecto aumenta si la disminución de los salarios no tiene nada que ver con el aumento del desempleo. Si una disminución o no en el gasto interno se compensa por exportaciones más altas.

El caso de España

La complicada situación económica de España fue una consecuencia de la reducción salarial y el comportamiento de las exportaciones durante la crisis.

El gran lastre de España para dejar definitivamente atrás a esta crisis, es la deuda que arrastra. Como ya hemos dicho anteriormente, optar por hacer recortes cuando se debe dinero, puede ser muy útil a nivel particular, pero cuando se trata de un país es muy importante que también se adopten medidas de crecimiento.

Bolsa Madrid

Aprovechando la mala situación económica por la que se ha pasado, son muchos los que han aprovechado para ser críticos con el euro y con la Unión Europea. A diferencia del dólar, el euro es una moneda relativamente joven y que necesita de una serie de cambios para que empiece a ganarse la confianza de la ciudadanía.

La crisis actual nos ha dejado algunas lecciones que pueden resultarnos muy valiosas, es muy importante que desde la clase política española no se caiga en errores pasados, como por ejemplo el haber permitido la creación de una burbuja.

También la adhesión de los acreedores a algunas doctrinas económicas que habían dejado de ser vigentes en la actualidad han alargado un suplicio para el que no estaba preparado el país.

A día de hoy, la realidad es que se están generando nuevos puestos de trabajo pero la principal demanda por parte de la sociedad es que no solo se creen, sino que también mejore la calidad de los contratos que se realizan.

El gobierno actual achaca dicha coyuntura a la mala situación económica por la que estamos pasando, confiados en que con el paso del tiempo mejorará ostensiblemente. En las últimas semanas el euro está alcanzando unos valores inauditos hasta el momento, falta ver si se mantendrá o se caerá ante las dudas de determinados mercados.

Leave a Reply