La inflación alcanza en Reino Unido cifras históricas

La inflación británica alcanzó en agosto su nivel de inflación más alto en los últimos años, complicando el trabajo del Banco de Inglaterra esta semana al explicar por qué no está subiendo las tasas de interés.

La caída en el valor de la libra desde la votación del año pasado para salir de la Unión Europea ayudó a impulsar el mayor aumento en los precios de la ropa desde que se lanzó el índice de precios al consumidor en 1997 y también tuvo un alto impacto en los costes del petroleo.

Reino Unido

Los precios de consumo aumentaron un 2,9 por ciento en comparación con el año anterior, según la Oficina de Estadísticas Nacionales, un 2,6 por ciento en julio y se prevé que aumente en los próximos meses según unos estudios realizado por la Agencia Reuters.

Los datos anteriormente mencionados, llevaron a que el IPC alcanzase cifras inéditas hasta el momento, ya que la última vez que el IPC superó el 2,9% fue en el año 2012. Hace un año, la libra esterlina alcanzó máximos con el dólar, con el euro también registró un fuerte repunte ya que los inversores cotizaron con mayor probabilidad de que el BOE subiera las tasas de interés por primera vez en una década. Los precios de los bonos del gobierno británico también cayeron.

Sam Hill, economista de RBC Capital Markets, dijo que desde el Banco de Inglaterra se esperaba una inflación de un 2.7 por ciento en agosto y pese a que finalmente no hubieron cambios en las tasas de interés esta semana, la inflación fue un reto para el banco central.

La mayoría de los miembros del Comité de Política Monetaria temen que la incertidumbre sobre el Brexit acabe perjudicando seriamente a la economía, que se ralentizó bruscamente en la primera mitad de 2017, y hasta ahora han tenido que esperar para votar a favor de elevar las tasas de interés.

Además, el ciudadano medio de Reino Unido ha perdido poder adquisitivo debido a que sus salarios se han quedado rezagados debido a la inflación. Se espera que las cifras muestren que el salario creció un 2,3 por ciento anual en los tres meses anteriores a julio, lo que supondrá un ligero repunte, aunque retrasado, de la inflación.

Desde el Bank of England se apunta a una inflación del 2 por ciento, y que alcance el 3 por ciento en octubre, gran parte de la inflación se debe a la caida del valor de la libra desde que se llevó a cabo el Brexit.

Se espera que el BoE mantenga la posibilidad de una subida de los tipos de interés en el radar para los inversores en su declaración de esta semana. Algunos economistas dijeron que tres de los nueve miembros del MPC podrían votar a favor de una subida de las tasas, en comparación con los dos del mes pasado, y que el economista jefe Andy Haldane se unió a los disidentes.

Bank of england

Paul Hollingsworth, economista de Capital Economics, afirma que espera que la inflación alcance un máximo del 3,1 por ciento en octubre y que la reducción de las presiones sobre los precios probablemente dejaría a una clara mayoría de los que fijan las tasas de interés votando a favor de no cambiar nada.

Con señales contradictorias sobre la actual fortaleza de la economía y con la mayoría del Comite los cuales parecen estar de acuerdo con un repunte temporal impulsado por el tipo de cambio en la inflación general, no creemos que el MPC se asuste en elevar las tasas de interés de manera inminente

La mayoría de los economistas encuestados por Reuters a finales de agosto dijeron que no esperaban una subida de tasas hasta 2019.

Los datos del martes insinuaron cierta presión sobre los precios en el futuro, ya que los costos de las materias primas y de los bienes que salen de la industria británica aumentaron ligeramente. Los precios de los productos industriales subieron un 3,4 por ciento anual, el primer aumento en la tasa desde el mes de febrero.

 

 

 

 

Leave a Reply